Lenguaje inclusivo para un futuro más igualitario y la importancia del sonido en el branding.

Ahora mismo estarás pensando, «otra loca que viene a decirme que haga desdoblamiento femenino cuando estoy hablando porque no se siente incluida en el discurso por usar el masculino en general«. Pues sí y no. ¿Me parece mal que pudiendo intentar incluir a todo el mundo en un discurso te encierres en pensar que utilizar el masculino les incluye cuando esas mismas personas te están diciendo que no? Pues a lo mejor. ¿Tengo más razones a parte de esa? Pues también.

Me di cuenta de que el tema era un poco más serio cuando, recopilando los artículos que incluí en mi última entrada sobre algoritmos, había uno en concreto que hablaba sobre cómo los sistemas de machine learning estaban aprendiendo directamente de Internet relacionando términos y dando lugar a sesgos sexistas.

En un artículo ya clásico firmado por un grupo de profesores de la Universidad de Boston, los autores demostraron que los sistemas de machine learning tienen sesgos sexistas porque en la fuente de datos más habitual, esto es, Internet, abundan asociaciones de conceptos que llevan a la máquina a establecer correlaciones como ama de casa-ella o genio-él. O dicho de otro modo: el algoritmo reproduce los sesgos que de hecho existen en los registros.

Vamos, que la forma en la que utilizas el lenguaje importa. Y mucho.

Si solo con esto has decidido dar el paso, te dejo la guía de la Fundeu sobre cómo utilizar bien el lenguaje inclusivo, que por algo se empieza.

¿Todxs, todes o todas las personas?

El lenguaje inclusivo no trata únicamente de incluir a la mujer en el discurso sino a personas que no se vean representadas en ninguno de los dos géneros y colectivos minoritarios. Para conseguir esto, últimamente se ha puesto mucho de moda utilizar la «x» o la «e» como antes se empezó a utilizar el «@».

Aunque al principio me parecía buena idea, descubrí en Twitter que esta forma de hablar podía traer problemas, por ejemplo, a las personas no videntes que necesitan de aplicaciones de lectura para que les lean la página web. Entonces, ¿cómo iba a poder leer la palabra todxs?

Cuando leí el tweet me dio por buscar información sobre cómo utiliza Internet una persona ciega y descubrí que las grandes compañías como Google están trabajando para hacer más accesible el mundo digital a las personas con problemas de visión.

Habíamos quedado que el lenguaje debería ser inclusivo, pero para cualquier persona, ¿verdad?

La importancia del uso de la voz en el futuro

Si algo no dejamos de leer en los últimos años es sobre el aumento de la voz en búsquedas con el desarrollo y la mejora de los asistentes de voz. Como complemento, también se empiezan a desarrollar proyectos paralelos para conseguir que reflejen la diversidad social actual, por ejemplo, trabajando en una voz neutra que te conteste cada vez que le pidas algo. Y es que eso de poner nombre de mujer a asistentes a los que le pides cosas suena un poco rancio. Hasta la UNESCO considera que poner voz de mujer a los asistentes de voz perpetúa los estereotipos sexistas.

Ahora bien, mirándolo desde el otro lado, si los traductores están trabajando no solo en traducir lo que dices sino cómo lo dices, plasmando tu forma de hablar, ¿de verdad tú no puedes trabajar en incluir en tus discursos a aquellas personas que no somos hombres?

La voz y el marketing, la pareja de moda

Desde hace ya tiempo, se nos viene avisando de que nos tenemos que poner las pilas con el SEO en cuanto a cómo cambiarán las búsquedas en el futuro cuando las búsquedas por voz aumenten (más aún). Está previsto que la venta de asistentes de voz vayan aumentando en un futuro no tan lejano y eso implica cambios en nuestra forma hacer marketing.

Si creas contenido, no creas que te libras de esto. Alexa ya tiene una skill que puedes instalar para que te lea tus blogs favoritos.

Es más, hay compañías que ya están trabajando en sus propios logotipos sonoros para que reconozcas su marca sin tener que verla.Es más, actualmente hay compositores que están trabajando en poner sonido a los motores eléctricos para que puedas distinguir sus marcas, demostrando que el sonido es una herramienta muy potente de branding.

¿Te apuntas a usar el lenguaje inclusivo para todos?