Hace un tiempo, cuando llevaba muchos días, muchos meses y varios años en paro, me planteé escoger un camino en concreto teniendo en cuenta las ofertas de empleo que había en el mercado. Pensé que lo mejor que podía hacer era intentar especializarme en algo que el resto de la gente no supiera hacer. Vamos, lo normal. Es más, todavía estoy trabajando en ello (esto se puede leer con acento tejano si os gusta más).

Tenía varias opciones y, aunque me metí de lleno en redes sociales, todos los perfiles de gente que buscaban empleo eran iguales que el mío. «¿Por qué me iban a escoger a mí?«, pensaba, «si no me diferencio en nada de los demás«. Así que me puse a investigar y tratar de formarme sobre dos cosas: las webseries y los podcasts.

Hablemos del podcast

De las webseries ya hablaremos más adelante porque lo que ahora centra mi atención, de nuevo, es el mundo del podcast. En los últimos meses es imposible que no hayáis visto nada, ninguna noticia, ningún artículo, ningún tuit, ningún influencer, que no hablase sobre el podcast en diferentes vertientes. Es más, hasta Mark Zuckerberg tiene el suyo.

Cuando empecé a intentar in-formarme sobre el tema, empecé, como es obvio, a aprender a hacer un programa. Es más, me plantee hacer uno sobre series que tenía hasta nombre, pero yo sola y sin invertir algo de dinero en material que no tenía no me vi capaz de hacerlo.

Ahora mi interés sobre los podcasts ha cambiado. Desde la noticia de que Spotify estaba invirtiendo dinero en comprar distintas plataformas de podcast, mi interés viró hacia el futuro, teniendo en cuenta que ese mundillo, en nuestro país, es todavía territorio casi virgen. Mi interés se centra más en cómo poder incluir el podcast en una estrategia de marketing. ¿Puedes usar un podcast para hacer publicidad de tus productos? ¿Existen tantos podcasts y tan diferentes que puedas escoger uno que vaya acorde con tu público objetivo? Y lo que es más importante, ¿de verdad la gente escucha podcasts?

¿Cómo ha evolucionado hasta ahora el podcasting?

Aunque en sus inicios no parecía calar entre el público, la evolución de las apps que ayudaron a facilitar las escuchas ha dado lugar a lo que se prevee como un boom del podcasting. Y se prevee porque grandes compañías como Apple o Spotify han empezado a invertir en este tipo de comunicaciones. Al principio, la publicidad en el mundo del podcast era meros patrocinios o una especie de product placement. Ahora se busca dar una vuelta de rosca. ¿Se puede utilizar un podcast para diferenciarse dentro de una plataforma llena de estímulos y de anuncios al uso como es Internet?

Muchas personas metidas en el mundillo del marketing dicen que la gente empieza a cansarse de una publicidad convencional. ¿Es el podcast una nueva forma menos invasiva de generar contenido empresarial? Me quedé muy loca cuando leí otras formas de usarlo, no tanto para anunciarse sino para crear contenido. Y me quedé muy loca cuando leí que la industria que lleva más ventaja es la de la moda.

Usar el podcast como elemento diferenciador

Pongamos un ejemplo de cómo podríamos sacar partido a un podcast. Pongamos algo que nos sería muy fácil vender con audios: la música. Pongamos algo del mundo de la música que tenga gran competencia y que prácticamente venda lo mismo: los festivales.

Aunque algunos festivales como el Primavera Sound ya tienen su propio canal de podcast (este en concreto se llama Radio Primavera Sound), su objetivo sería diferente puesto que el factor diferenciador de este festival es el propio cartel, que cuenta con nombres de grupos difíciles de escuchar en el resto de festivales.

Seamos más específicos, festivales de música indie, por ejemplo, de tamaño medio. Hay muchísimos que no solo comparten casi todo el cartel sino que hasta pueden llegar a compartir fechas. ¿Qué pueden hacer este tipo de festivales para atraer público al suyo si hay otros tres ese mismo fin de semana con los mismos grupos en sitios más o menos cercanos? ¿Cómo planteas una estrategia que te diferencie de los demás si prácticamente no tienes nada que te diferencie de los demás? Obviamente, yo tiraría por atraer público al que le pille cerca el festival pero, ¿por qué no intentar fidelizar una audiencia más allá?

Una forma de diferenciarse podría ser crear contenido interesante para los visitantes del festival en forma de podcast. Podrían crear una serie de programas que diesen en exclusiva las confirmaciones, diferenciándose así de los que lo hacen vía redes sociales, (donde, por cierto, también comparten estrategia). Podrían crear secciones sobre qué hacer en el lugar donde se realiza el festival. Ya sabéis, qué visitar, qué comer y dónde, cuáles son los platos típicos y las costumbres del lugar. No solo crearían contenido útil para ellos sino que generarían también beneficio en el entorno. Podrían hablar sobre sostenibilidad para concienciar a los campistas. Y, por supuesto, podrían incluir entrevistas y novedades de los grupos participantes.

El podcast y el futuro

El aumento de personas que escuchan podcast nos llevará irremediablemente a querer explotar este tipo de plataformas para meter publicidad como hacemos con todo. Lo bueno es que todavía estamos descubriendo cómo hacerlo. Tenemos la oportunidad de crear diferencias reales con el resto y hacer que funcione. Y si esto no os emociona es que estáis muertos por dentro.

Aunque yo siempre he sido de la radio tradicional de toda la vida, reconozco que escucho varios podcast con frecuencia y que, poder hacerlo cuando quiera y donde quiera, les da un plus. Y vosotros, ¿tenéis algún podcast favorito que escuchéis frecuentemente? ¡Quiero saberlo todo!